¡¡ES-PA-ÑA!! WINS FIFA CUP – Vuelven banderas victoriosas

Tras la confirmación por parte de Nuestro Señor Paul, sólo quedaba pasar el trámite de la disputa de la Finalísima (no para ver quién ganaba, que ya se sabía, sino por satisfacer las necesidades de las televisiones, que son las que pagan el tinglado al fin y al cabo.) Y al final de la noche sólo cabía un resultado posible: La victoria inapelable de la escuadra hispanocatalana y su proclamación como Campeones del Mundo de Fútbol Asociación.

Elegidos por los dioses...Bueno, por uno de ellos al menos.

Debemos reconocer desde aquí la actuación de los seleccionados holandeses, que a pesar de que salían al campo ya conocedores de su derrota, desplegaron un juego valiente a la par que viril, como héroes de tragedia griega que cumplían con su deber hasta el final a pesar de que el Destino les hubiese abandonado.

El fútbol no es un deporte de señoritas (Mark Lenders dixit)

No obstante, el Destino está escrito, y no hay nada ni nadie que pueda cambiarlo a pesar de los gafes que los supersticiosos tanto temen (como las malas lenguas temían la presencia de S.A.R. el Príncipe Don Felipe.  Cuánto antipatriota hay suelto…) Hasta el bueno de Jimmy Jump, que tan buena suerte dio a nuestro eurovisivo representante, quiso aportar por si acaso su barretinita a la causa, a pesar de la dificultad que suponía la dura y atenta seguridad del Mundial.

¡Ni Casillas lo hubiese parado mejor, oigan!

Pero lo que tenía que pasar pasó  y, al final, sólo un pabellón quedaba en lo más alto:

Nuevo escudo estatutario-constitucional

Esta vez le tocó ser el autor del Gol de la Victoria  al siempre salvífico Iniesta. Quién por cierto, ha marcado más goles en este Mundial que Cristiano Ronaldo, Kaká, Messi, Rooney y Torres juntos. Yo no es por decir ná, sólo apunto algo que he leído por ahí y tal…

Tras el pitido final del árbitro, la afición expañola explotó de alegría. En las calles de todo el Imperio se desbordó el júbilo y corrió el alcohol en abundancia entre los aficionados, jóvenes y mayores, altos y bajos,  gordos y flacos, alcohólicos y dipsómanos…

Aquí vemos como la juventud celebraba la victoria de ¡¡ES-PA-ÑA!!:

Dos motivos de Orgullo Patrio: Nuestra Selección y nuestra sana Juventud, futuro de la Patria

Pero no se crean, que también los más veteranos , tras años de fracasos futbolísticos apilados uno encima de otro, están ahora sintiendo el palpitar del orgullo victorioso en el pecho. Como este caballero de la foto talmente:

Henchido el pecho con el patriótico sentimiento que me encuentro

Hala, a disfrutar la victoria con salud (hepática).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s