Reflexiones de X-J-V Santo (Aviso: peligro de entrada de blog aburreovejas)

Hoy Viernes Santo, se me ha ocurrido preguntarme si después de la convocatoria y posterior prohibición gubernativo-judicial de la contramanifestación/procesión atea que estaba convocada para el Jueves Santo en Madrid, y tras ver el resultado de esta lluviosa Semana Santa que ha provocado la suspensión de casi todas las procesiones en muchas ciudades, incluida Madrid, los ateos que querían manifestarse se habrán alegrado aún más por el fracaso de las procesiones de sus contrarios de lo que se habrían alegrado si les hubiesen dejado manifestarse con el buen tiempo y a la vez que la manifestación/procesión católica…

Y es que, supongo que influido por los ecos de la Finalísima de la Copa de Expaña del pasado miércoles, me preguntaba si esos ateos militantes serían como los hinchas más entusiastas de alguno de los Dos Grandes del fúmbol expañol,  que disfrutan mejor con los fracasos más sonados del contrario que con las victorias propias. El fútbol como metáfora de un país cainita donde los haya, aunque el cainismo histórico intrínseco permanezca semi-sedado bajo la presión calmante de las televisiones de 42″ y los estómagos rellenos que pueden contemplarse en las terracitas los fines de semana.

Sin ir más lejos, seguramente a los protagonistas de esta foto casi no les habrá importado la derrota de su equipo en cuanto hayan comprobado que su esfuerzo desaprobador durante la reproducción del himno del bando expañol contrario se ha visto recompensado con la publicidad televisiva de su protesta “a calzón quitado”, nunca mejor dicho:

Expresando su disentimiento dando la (otra) cara

Esto de hacer tan grosera befa y escarnio del himno del país rival en una competición deportiva les delata: esos dos son 100% españoles, sin duda.

Pero no se crean que esto sólo pasa con el himno de Expaña. En todo partido de fútbol de la Selección o de un club de fútbol expañol pasa lo mismo: los vergonzosos pitidos y bronca para el himno rival son la norma general, sea quien sea el rival. Algo que no pasa en ningún otro país de la OCDE, no les quepa duda… Pero eso ya es cuestión de la mala educación secular hispana, característica asociada pero distinta del cainismo, que es de lo que estaba hablando…

Pues eso, el fútbol en Expaña también tiene otras ventajas y posibilidades. Por ejemplo, te permite gritar tras la victoria del equipo nacional eso  de”Viva España” sin miedo a quedar en ridículo o que te tilden de facha o similar. Da más gustito todavía si ese grito te permite además molestar o dar una “colleja metafórica” a los derrotados compatriotas del bando rival. Dos virtudes/ventajas por un único grito, una oferta ganga que ni el Mierdamarkt ese, oigan…

Dando vivas a España tras una copa de más

Jorobando a los otros compatriotas a base de españazos. También es costumbre atávica muy respetable.

En fin, que lo importante en Expaña no es ganar, sino ver cómo el otro pierde. La recompensa por la victoria es lo menos importante. Como si quieres después arrollar con un autobús el trofeo recibido o lo quieres tirar al mar. Lo divertido es ver la cara de bobos que se les queda a “los otros”, je, je, je, jeeee…

De todas maneras esto del fútbol, me disculparán ustedes, siempre lo he visto como una cosa burguesilla y amariconada nacida con la revolución industrial, que ha venido a desplazar los tradicionales y recios enfrentamientos que tan populares eran antes por estos lares. Yo particularmente voto por que  los “viejos deportes” vuelvan de una vez como forma de satisfacer esa necesidad biológico-cultural que tenemos de machacar al compatriota de distinta creencia o ideología. Que luego así salen las nuevas generaciones, cada vez más flojas y melindres con tanta sublimación de la violencia, por otro lado obligada para la “paz social” demoliberal.

Duelo a garrotazos de Goya (con añadidos de Martínez Cubells)

¡Por la vuelta de los tradicionales deportes "de contacto" hispánicos!

Para acabar una última e inquietante duda que me planteo: un hostelero “playero” firmemente anti-católico de una turística ciudad costera, donde las procesiones de estos días se han suspendido por la lluvia ¿estará por eso menos fastidiado ante la bajada de ventas previstas en su negocio debido al mal tiempo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s