7 días de agosto… pero podría ser peor

Pues ya se ha acabado la tan televisada Jornada Mundial de la Juventud esa, que se ha celebrado en la Capital del Ex-imperio. Básicamente, una afirmación de presencia mediática de la Iglesia Católica, porque en la sociedad postindustrial del s.XXI siempre es necesario mantener una presencia de mercado constante o en seguida la competencia te come el terreno a bocados (si no, pregunten a Benedicto XVI sobre la guerra de captación de clientes que mantiene la S.I.C.A.R. (1) con diversas sectas protestantes en latinoamérica).

Benedicto 16

Hace años esa camiseta sería irreverente. Ahora denota la alta estima en que tiene la chica a Benedicto XVI, que lo pone a la altura de un supercrack del fútbol. Son los valores que hemos enseñado a la juventud, oiga...

Visto desde el punto de vista de la hostelería y otros comercios de la Gloriosa Nación Madrileña, estos días han supuesto la afluencia de cientos de miles de turistas low-cost a la ciudad. Es cierto que los visitantes peregrinos-tipo no eran de los que se dejan 120 euros por comensal en Zalacaín, pero son visitantes con los que no se contaba y ya se sabe que más vale el 60% de ingresos por cutremenú del peregrino con descuento que el 100% de los ingresos que da un menú no servido. Además, ¡si Lloret de Mar puede sobrevivir con el turismo low-cost, nosotros también podremos, leñe!

Ejemplo de participantes low-cost gritando sus cánticos animando al equipo:

Es cierto que este tipo de eventos supone  gasto público en infraestructuras y logística que se traduce en indefinidas ganancias privadas, siempre estimadas a priori y que luego nunca se sabe el beneficio real a posteriori, pero ese es el modelo de patrocinio público de la industria turística que siempre hemos tenido (o es que ya no recuerdan los  ingentes gastos que supusieron “expos” como la de Sevilla  en 1992 y Zaragoza en 2008, o  aquél Forum de las Culturas en Barcelona en 2004 ). Es lo que hay…

Finalmente, considerando el evento desde el punto de vista de los cuatro gatos pringaos que nos hemos quedado en Madrid trabajando durante esta semana, pues sí que ha sido un poco molesto tantos peregrinos y tantos cortes de calles. Así que a los  paisanos que han sufrido conmigo todas las inconveniencias y ninguna de las ventajas (espirituales o comerciales) de la JMJ, va dedicado el título de esta entrada del blog. Porque tienen que pensar que esto “solo” ha sido una semana de Jornada Mundial de la Juventud, y si les ha resultado molesto, imagínense lo que puede suponerles la broma si algún año el munícipe Gay-ardón o su sucesora consigue su propósito de celebrar unos Juegos Olímpicos en Madrid. Para semejante mega-evento ¿por cuánto tendrían ustedes que multiplicar el índice de fastidio con el que han llegado al final de la JMJ?  Se lo piensen

(1) Santa Iglesia Católica Apostólica Romana
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s